SEAT incorpora la fresadora MDX-40A de Roland a su taller de mejora continua en el Segmento 3

Denominados como salas “Kaizen” (palabra que significa mejora continua en japonés) estos talleres desempeñan un papel trascendental en el proceso de fabricación de vehículos. Hemos de tener en cuenta la importancia que representa mantener una cadena de fabricación de automóviles en funcionamiento continuo. Por otro lado, existe también el elevado estándar de calidad que SEAT se exige en los acabados de todas sus unidades y que bajo ningún concepto debe verse afectado.

Para poder mantener esta relación Calidad/Tiempo de producción, las salas Kaizen actúan como proveedores de soluciones para las posibles demandas puntuales procedentes de cada célula de la cadena, fabricando la solución necesaria para cada caso específico. Para que nos podamos hacer una idea de la importancia de las mismas, pongamos un ejemplo práctico. Imagínense que están trabajando en la parte de ensamblaje del cristal trasero de un determinado modelo y necesitan de un útil que pueda servir de guía para facilitar el posicionamiento del mismo al portón trasero. Este útil, al estar en contacto directo con la carrocería del vehículo, no puede estar hecho de un material que pueda provocar arañazos e incluso en ocasiones puede requerir el uso de materiales con “memoria”, es decir, con la capacidad de recuperar su forma.

Para este tipo de situaciones, el uso de una fresadora 3D es trascendental gracias a su inmediatez y a la posibilidad de trabajar sobre múltiples materiales. Gracias a la MDX-40A de Roland, un sistema de fresado 3D compacto de sobremesa que permite disponer de la unidad cerca del ordenador, las salas Kaizen mecanizan en tiempo real todo tipo de herramientas, estructuras, etc. para cualquier situación que las requiera, siempre con la finalidad de ayudar u optimizar el proceso de fabricación.

Vea las fresadoras 3D de Roland DG